Artículos

diablos en trujillo

En los municipios Valera, Trujillo y Pampán


09/10/2013.- Los 400 años de devoción y resistencia cultural de los Diablos Danzantes de Corpus Christi de Venezuela, declarados por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, fueron reconocidos esta vez por los trujillanos y las trujillanas, en una visita que tuvo como escenario varios municipios del estado Trujillo, durante los días 04 y 05 de octubre del presente año.

 

En esta ocasión, y como parte de la gira que realizan los Diablos Danzantes por todo el territorio nacional, a través del Centro de la Diversidad Cultural, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, los trujillanos no sólo tuvieron la oportunidad de escuchar los testimonios de 10 capitanes y maestros de tradición, sino de rendirles un merecido homenaje por lo que representan para Venezuela y el mundo.

 

Las cofradías de Diablos provenientes de Patanemo, San Millán, Naiguatá, Tinaquillo, San Rafael de Orituco, Cata, Turiamo, Ocumare de la Costa, Chuao, Yare y Cuyagua, recibieron por parte del Consejo Legislativo del Estado Trujillo, del gobierno regional y de las alcaldías de Valera, Trujillo y Pampán, el máximo reconocimiento que estas instituciones otorgan a los ciudadanos más insignes.

 

En este sentido, la alcaldía de Valera les entregó la Orden Antonio Nicolás Briceño, el día viernes 04, en la Casa de Saberes Josefa Sulbarán, lugar que además sirvió para la realización de un conversatorio donde los maestros de tradición revelaron, en pequeñas muestras, los rasgos de cada una de las cofradías: vestuarios, devoción religiosa, organización e historia de estas manifestaciones culturales.

 

sesion diablos

 

Sesión solemne

 

El sábado 05 de octubre, el Consejo Legislativo de Trujillo (CLET), realizó una sesión especial solemne, en el Foro Bolivariano de la ciudad de Valera, para entregarles la Orden Mario Briceño Iragorry y la Orden Cristóbal Mendoza, otorgada por la gobernación bolivariana del estado Trujillo.

 

Asistieron al evento, Benito Irady, presidente del Centro de la Diversidad Cultural; William Martorelli, presidente del CLET; Eduardo Zuleta, secretario de la gobernación de Trujillo, Javier Guerra, director general del Gabinete Estadal de Cultura de Trujillo, entre otras personalidades del gobierno regional.

 

Lo que hemos logrado hoy es colocar a estos insignes cultores populares en un encuentro- diálogo, para blindar nuestro ser venezolano, de las pretensiones hegemónicas del imperio por socavar o destruir nuestra identidad”, expresó Zuleta.

 

Destacó además que “ser Patrimonio de la Humanidad es concebir que ya los Diablos Danzantes no son solamente nuestros, sino de cualquier pueblo del mundo, de ese gran pueblo que es la humanidad”.

 

Por su parte Benito Irady, orador de orden de esta sesión solemne, explicó que “Trujillo es el estado número 22 de un recorrido que ha tenido como fin que los Diablos Danzantes se conozcan en toda la geografía nacional, que se propongan debates, intercambios y que se honre una de las manifestaciones tradicionales más significativas de Venezuela”.

 

Irady resaltó que la importancia de resguardar estas culturas de tradición es una forma de contribuir a la transformación de la conciencia, “hacia una conciencia de soberanía, que la época y la modernidad, con todos sus avances tecnológicos, oculta con una fuerza en muchos casos avasallante”.

 

Hacemos un llamado para que con un oído estemos atentos a estos avances y corrientes tecnológicas, pero al mismo tiempo, pongamos el otro oído en la tierra, en nuestras tradiciones, arraigos y costumbres, de tal manera que esa conciencia de soberanía se fortalezca”, indicó.

 

La actividad estuvo acompañada por una importante representación de cultores, maestros y colectivos de tradición trujillanos, quienes a través de la Red de Patrimonio Cultural del estado Trujillo, en la voz de Duilio Vásquez, leyeron ante los legisladores del CLET y las autoridades presentes, un manifiesto cultural y juramentaron 18 colectivos de tradición en la entidad.

 

En relación a esto, Javier Guerra, destacó que “la organización popular de nuestros cultores y cultoras, apoyados y acompañados por el gobierno nacional, regional y local, es la vía más efectiva para salvaguardar nuestras tradiciones ancestrales, nuestra identidad y el desarrollo cultural de los pueblos”.

 

Y agregó: “Debemos superar posiciones antagónicas, posiciones individuales, y comenzar a pensar en colectivo. Tenemos objetivos más grandes que sólo en colectivo los podemos alcanzar, y entre los cuales destacan el reconocimiento cada vez mayor de nuestro patrimonio material e inmaterial trujillano”.

 

Además de los reconocimientos mencionados, los Diablos Danzantes recibieron por parte del Concejo Municipal de Trujillo, la Orden Ciudad de Trujillo en su Primera Clase, en el marco de los 456 años de fundación de la ciudad, y otro reconocimiento otorgado por la alcaldía del municipio Pampán, en la localidad de Santa Ana. 

 

T/Daniel Linares